jueves, 4 de diciembre de 2008

ANDY WARHOL-"THE FACTORY" (Entrega especial)


CONTINUANDO CON ANDY WARHOL AQUÍ LES TENEMOS UNA ENTREGA ESPECIAL ACERCA DEL ESTUDIO DE ARTE QUE FUNDÓ, LLAMADO "THE FACTORY". LO DIVIDIREMOS EN 2 POST, HOY HABLAREMOS ACERCA DE SU FORMACION, MUSICA Y DEMÁS, Y POSTERIORMENTE HABLAREMOS DE LOS PERSONAJES QUE PARTICIPARON DE ELLA.



Andy Warhol trabajando con el proyector, February 1968
tomada de http://www.greatmodernpictures.com/



ENTREGA ESPECIAL 1

THE FACTORY




The Dom, 23 St. Mark's Place, NYC, Marzo 31, 1966
tomada de http://www.greatmodernpictures.com/



Andy Warhol aglutinó a toda una serie de artistas y bohemios tan interesados en los guateques como en el cine y la música. La Factory fue un hervidero artístico y también un negocio para un creador que nunca renegó de su amor por el dinero....


"The Factory" fue un estudio de arte fundado por Andy Warhol y situado en la quinta planta del número 231 de la calle 47 Este en Midtown, Manhattan, Nueva York. El estudio funcionó entre 1963 y 1968, fecha en la que Andy trasladó The Factory a la sexta planta del número 33 de Union Square Oeste, cerca del famoso club y restaurante Max's Kansas City.




Fotografía tomada en Union Square Factory, April 24, 1969
tomada de http://www.greatmodernpictures.com/


EL ESTUDIO



Andy Warho en The Factory


La Factory fue famosa por sus escandalosas fiestas y por ser frecuentada por modernos con pretensiones artísticas, bohemios excéntricos y consumidores de anfetaminas. Entre ellos, Warhol elegía a las llamadas Warlhol Superstars, a las que promocionaba durante cierto tiempo hasta que nombraba a la siguiente Superstar, llevando así a la práctica su famosa frase que aseguraba que todo el mundo tendría sus quince minutos de fama. En palabras de John Cale en 2002: No se llamaba The Factory gratuitamente, allí era donde se producían en cadena las serigrafías de Warhol. Mientras alguien estaba haciendo una serigrafía, otra persona estaba rodando una película. Cada día ocurría algo nuevo.



Personalidades de The Factory Candy Darling, Jed Johnson, Andy Warhol, Corey Tippin and Donna Jordan.


Cuando Warhol se hizo famoso trabajaba noche y día en sus cuadros, que consistían en serigrafías y litografías fabricadas en serie de la misma manera que las grandes empresas capitalistas fabricaban productos de consumo. Para poder seguir este ritmo de trabajo reunió a su alrededor a una camarilla de estrellas porno, drogadictos, drag-queens, músicos y librepensadores que le ayudarían a elaborar sus cuadros, actuarían en sus películas y crearían el ambiente que convirtió a la Factory en una leyenda.


SILVER FACTORY




Andy Warhol en la Silver Factory 1967


El estudio original todavía es conocido entre sus antiguos asiduos como Silver Factory, ya que las paredes estaban recubiertas de papel de estaño, espejos rotos y pintura plateada, una decoración que Warhol a menudo completaba con globos del mismo color. El color plateado representaba tanto la decadencia de ese mundo como el proto-glam de los años 1960. El decorador del estudio fue Billy Name, un amigo de Warhol que también trabajó como fotógrafo para la Factory.



Andy Warhol y Billy Name en la exhibicion de Roy Lichtenstein
tomada de http://www.greatmodernpictures.com/

Tras visitar el apartamento de Name, decorado de la misma manera, Warhol se enamoró de la idea y le pidió que hiciera lo mismo para su recién alquilado estudio. Billy Name dio su estilo a la Factory, combinando la estructura industrial del estudio sin amueblar, con el color plata brillante. Los años de la Factory fueron conocidos como la Edad de plata, no solamente por el diseño del local, si no también por el decadente y despreocupado estilo de vida de los personajes habituales del estudio, basado en el dinero, las fiestas, las drogas y la fama. Además de para crear sus pinturas, Warhol también utilizaba la Factory como base de operaciones para hacer sus películas, esculturas y en general todo lo que llevara su nombre.




Andy Warhol (sobre el piso con una video-camara) conDotson Rader, Holly Woodlawn, y Jackie Curtis en el show de David Susskind, 7 de diciembre, 1970


También la usó para vender sus obras, la primera de las cuales consistía en una litografía vendida por 25000 dólares con unos lienzos adicionales cuyo precio era de 5000 dólares cada uno, cantidad que más tarde subiría a 25000.




Andy Warhol con Scars, Carl Fischer, 1969


Warhol gastó buena parte de estos sustanciosos ingresos en sufragar el estilo de vida de sus amigos de la Factory, donde prácticamente se nadaba entre el dinero. La música de la Factory La Factory se convirtió en lugar de encuentro de músicos como Lou Reed, Bob Dylan, Brian Jones o Mick Jagger. The Velvet Underground, el grupo de Reed, tocaba asiduamente en las fiestas del estudio y Warhol diseñó la famosa portada de su álbum de debut The Velvet Underground and Nico en 1965, disco en cuyos créditos también aparece como productor.



Se trata de la imagen de un plátano pop, al más puro estilo del artista, con una invitación a que se lo pele (Peel slowly and see). En diferentes ediciones del álbum, incluida la primera, el plátano es una calcomanía que tapa una imagen fálica "plátano" rosado sin cáscara.



La portada del álbum consistía en la calcomanía de un plátano que al desprenderse descubría bajo ella un plátano pelado. Warhol incorporó a The Velvet Underground en el proyecto Exploding Plastic Inevitable, un espectáculo que combinaba arte, rock, películas rodadas por Warhol y bailarines de diversos tipos, incluyendo también una parte en que se recreaba la imaginería sadomasoquista. La canción Walk on the Wild Side, la más conocida de la carrera en solitario de Lou Reed, está basada en las Warhol Superstars de la Factory, y en ella se hace mención a Joe Dallesandro, Candy Darling, Hoody Woodlawn, Jackie Curtis y Joe Campbell.


SEXO EN LA FACTORY

Uno de los afiches para una fiesta de beneficencia.
tomada de
www.nyc.c


Por su propia condición de artista multidiscplinar y social en busca de gloria y fama, concibió en los primeros sesenta un espacio interactivo, o mejor dicho una fábrica, donde el objetivo esencial era hacer grandes cosas con pocas cosas, falsos estudios hollywoodenses con paredes cubiertas de papel de plata, panachés de cine, música y arte; revueltos de católicos y judíos, mezclas de chicas de buena sociedad de Cambridge o Boston y bohemios pobres del downtown neoyorquino; e incluso armónicas sopas en las que cabían gays, travestis y heterodoxos sexuales a la búsqueda de fiesta y compañia nocturna.

La cultura de masas estadounidense era el objeto habitual de las obras de Andy Warhol, pero al mismo tiempo le gustaba transgredir sus estrictas normas sociales. La desnudez, el sexo explícito, las drogas, las relaciones homosexuales y los personajes transgénero aparecían en la mayoría de las películas rodadas en la Silver Factory. Estos temas eran inaceptables para la sociedad la época, por lo que los cines donde se proyectaban estas películas en ocasiones eran asaltados por la policía y sus espectadores detenidos por obscenidad. Para hacer sus películas, Warhol creó en la Factory un ambiente muy permisivo, y en ella se celebraron desde bodas entre drag-queens hasta espectáculos porno. El amor libre era frecuente en el estudio en una época, los años 60, en que las costumbres sexuales estaban cambiando y se estaban haciendo más abiertas. Esta atmósfera de libertad sexual era fomentada por el propio Warhol, y la utilizó para rodar las relaciones sexuales de sus amigos e incluirlas en sus películas, como en el caso de los films Couch y Blow Job. Entre los asiduos a la Factory también había famosos drag-queens como Holly Woodlawn y Jackie Curtis y transexuales como Candy Darling, quienes actuaban frecuentemente en sus películas y espectáculos de Warhol. Debido al ambiente transgresor y sexualmente liberado, las orgías bajo el influjo de las drogas eran algo frecuente en la Factory. Antes de inaugurarla, Andy conoció al actor Ondine en una orgía: Yo estaba participando en una orgía y Warhol, su gran presencia, estaba al fondo de la habitación.




Nico, Andy Warhol, Moe Tucker, Lou Reed, Sterling Morrison, John Cale


La orgía estaba organizada por un amigo mío, al que pregunté: ¿No puedes echar a esa cosa (Warhol) fuera de aquí? Y a esa cosa la echaron de la habitación. Cuando le vi más tarde, me dijo: "Nadie me había echado nunca de una fiesta, ¿no sabes quién soy?" Y yo le dije: "Me importa un carajo quien seas, simplemente no estabas allí, no estabas involucrado". Habituales de la Factory Por la Factory pasaron muchas celebridades de las artes como Truman Capote, Allen Ginsberg, Salvador Dalí, Bob Dylan, Mick Jagger, Fernando Arrabal, Brian Jones o John Giorno. Otras personas habituales en el estudio, muchas de las cuales fueron elegidas Warhol Superstars, fueron Edie Sedgwick, Gerard Malanga, Ondine, Ivy Nicholson, Ingrid Superstar, Jeremiah Newton, Jackie Curtis, Frank Holliday, Holly Woodlawn, Viva, Billy Name, Freddie Herko, Mario Montez, Naomi Levine, Taylor Mead, Mary Woronov, Ronnie Cutrone, Jane Forth, Lenny Dahl, Baby Jane Holtzer, Ultra Violet, Brigid Polk, Paul America, Penny Arcade, Bobby Driscoll, entre otros muchos visitantes.

video

THE PARTY, VIDEO TOMADO DE YOUTUBE
Finalmente, la Factory fue sobre todo el taller creativo donde Warhol inventó bellas imágenes tan impostoras como su propia impostura. Hubo, sí, una cierta investigación de la forma de representación, aunque lo más importante era el éxito a través de la producción de la imagen inapropiada tanto para el lugar correcto, como para una gente correcta que recibía su certificado vanguardista con una simple visita o con la admiración de una obra producida en ese espacio donde ejercía un faraón que necesitaba de la inspiración de su corte y, por supuesto, de la validación social.

Se trató, pues, de un engaño muy serio que empezó con un simple deseo de fama en el que el verdadero arte era accesorio, pero que al final se transformó en una auténtica revolución cultural con indiscutibles efectos sobre la concepción y la historia del arte hasta nuestros días. Y eso es, precisamente, lo que quedó de una Factory que, tras el atentado sufrido por Warhol en 1968, nunca más volvió a ser el mismo espacio abierto y permisivo de creación, diversión, negocio y escaparate de tipologías que había sido.

A partir de entonces, tanto con el traslado de la Factory a sus sedes sucesivas de Union Square o Broadway, como con la creación de la sociedad Warhol Enterprises, Inc, se acaba un ambiente más natural aunque igual de engañoso, que es sustituido por una ya deshinibida cultura comercial de la celebridad, donde se cambian las comidas y las copas en Max Kansas o The Ginger Man por el lujo del Studio 54 y las visitas de Bianca Jagger, Liza Minelli y cualquier otra estrella dispuesta a ser catapultada a la modernidad en retrato polaroid.


Si quieres saber un poco más de The Factory
visita:
The Factory


Fuentes:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario