domingo, 2 de noviembre de 2008

DÍA DE LOS DIFUNTOS-ECUADOR: COLADA MORADA Y GUAGUAS DE PAN (TERCERA PARTE)

GUAGUITAS Y COLADA

En Ecuador se guarda una tradición antiquísma las familias se reúnen alrededor de una comida tradicional: las guaguas de pan, acompañadas con la colada morada, una bebida hecha a base de maíz violeta, o maicena, de moras y naranjilla, y trocitos de frutas como el babaco, frutilla y piña.
Según la creencia, el muerto vuelve cada año, entonces hay que prepararle sus platos preferidos. Los vivos esperan que el invitado haya terminado de comer, antes de servirse. En algunas regiones se le trae además las armas y los objetos que le eran valiosos, o se le invita también a jugar al Juego del Piruruy (un juego de dados). Según la suerte que tire, se pueden conocer sus necesidades o sus reproches. Y gracias a este dado tallado en un hueso de llama, se pueden también resolver los desacuerdos…
Las comunidades autóctonas del Ecuador, como los chachis en Esmeraldas, los quichuas en Cañar, los salasacas en Tungurahua, los shuaras en Morona Santiago y la etnia andoa en Pastaza, conservan estas costumbres con el propósito de mantener vivo el recuerdo de sus difuntos.

Misas, vigilias y la colocación de arreglos florales en las tumbas de los cementerios son las actividades que más se realizan en el país. Casamientos efectuados en honor a sus muertos en la provincia de Pastaza o la colocación de tarjetas en las tumbas de Manabí, son costumbres que se cumplen cada 2 de noviembre por el Día de los Difuntos en el país.

Según historiadores, los primeros pueblos indígenas del Ecuador ya celebraban el culto a los muertos como un homenaje a lo que ellos hicieron en vida y el legado que dejaron. Con la llegada de los españoles y del cristianismo, la tradición se adaptó al calendario católico y adquirió un nuevo significado: el de pedir por las almas de los muertos.
GUAGUAS DE PAN: FIGURAS DE NIÑAS HECHAS DE MASA DE PAN Y ADORNADAS CON VISTOSAS CREMAS DULCES DE COLORES

Así, en la mayor parte del Ecuador este día se celebra entre rezos y plegarias, que en las provincias de Chimborazo y Cotopaxi son alentadas por animeros. Estos personajes recorren cementerios y vecindarios pidiendo por el perdón de las almas en el purgatorio. Sin embargo, algunas comunidades de la Costa, Sierra y Oriente todavía conservan sus costumbres ancestrales.

En la comunidad shuar de Shiramentsa, en Morona Santiago, por ejemplo, viejos y jóvenes beben chicha de chonta, hacen vigilia y permanecen armados con sus carabinas para evitar que se atente contra sus antepasados, dice Luis Ashan, uno de sus miembros.

Mientras la etnia chachi, en Esmeraldas, construye chozas en las tumbas de sus seres queridos y colocan alimentos. Para ellos la muerte no significa el fin de la existencia sino el paso a otra etapa de la vida. Esta creencia motiva costumbres como la de escribir cartas contándole al fallecido todo lo que ha sucedido, una de las prácticas más comunes en Chone, en la provincia de Manabí. La intención es que el difunto sea parte del presente, hacerlo sentir a gusto.

Por ello la música y la comida no faltan en esta celebración. Los cementerios se repletan de gente que lleva viandas con los platos preferidos del difunto y guitarristas que entonan las que eran sus melodías favoritas.

Por ejemplo, en Ibarra (Imbabura), además de la tradicional colada morada y guaguas de pan, se ofrece un plato llamado mediano, que incluye churos con arveja, fréjol, mote, huevos, pollo y cuy. En la comunidad de Pucayacu, en Pastaza, las etnias andoa y kitchwa asan carne de danta, luego envuelven lo preparado en hojas de monte y el 2 de noviembre los difuntos se servirán los alimentos.

COLADA MORADA: HECHA A BASE DE MORAS, NARANJILLAS Y HARINA DE MAIZ

EN OTRAS ZONAS:

Ambato: Ollas, carros y rompecabezas de madera, cerámica, metal y hojalata se exhiben en la quinta El Rosario y en la avenida Atis.

Santa Elena: El 1 de noviembre se celebra el Día de los Difuntos Menores. Niños visitan casas diciendo: “Somos ángeles y en el mundo vamos”.

Puyo: En la comunidad shuar, en Pastaza, del 1 al 2 de noviembre se realizan vigilias por los muertos, en las que los participantes beben la chicha de chonta.

Azogues: Los hombres llevan tambores, pingullos (silbatos elaborados con hueso de ave) y chicha, que riegan sobre la tumba como símbolo de lo que está seco e inerte.

Riobamba: En la parroquia Yaruquíes, el 2 de noviembre, después de visitar a sus muertos, las familias se reúnen para participar de juegos como la perinola y los cocos chilenos.

Latacunga: En el estadio La Cocha, desde hace 50 años, como parte de la celebración se instala la Feria de Barro, que comienza el 30 de octubre y culmina el 12 de noviembre.

Azuay: En los cantones Girón y Nabón algunas familias todavía conservan la costumbre de amasar el “pan de finados” en formas de buñuelos y empanadas.


FUENTE: UNIVERSO.COM

4 comentarios:

  1. Y por que no los guagas de pan? jaja
    Saludos muy informativos estos post

    ResponderEliminar
  2. Si eso es alguna cosa escrita por el Segundo Moreno pues... chiiii...

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    ¿Puedo utilizar uno o dos de las imágenes de tus Colada Morada & G. de pan? Se trata de un blog ecuatoriano.

    Gracias

    ResponderEliminar