lunes, 12 de enero de 2009

JORGE LUIS BORGES Y BIOY CASARES

INICIAMOS DESDE HOY UN ESPACIO COMPLETO DEDICADO A ESTOS 2 GRANDES ESCRITORES ARGENTINOS. ESTAREMOS VIENDO EN PRIMER LUGAR LA RELACIÓN ESTRECHA DE BORGES Y BIOY Y DESPUÉS ESTAREMOS CON LA VIDA, OBRA Y DEMÁS, DE CADA UNO DE ESTOS AUTORES. AL FINAL DE CADA POST PODRÁS DESCARGAR LIBROS, AUDIOS, FOTOGRAFÍAS DE ELLOS.







PRIMERA PARTE


BIOY CASARES CONOCE A BORGES



Bioy y Borges se conocieron gracias a Victoria Ocampo. La madre de Bioy, amiga de Victoria, le confesó un día que le inquietaban las veleidades literarias de su hijo adolescente y quería saber si Victoria sabía de alguien, con cierta experiencia en el mundo de las letras, que pudiera guiarlo. Sin dudarlo, Victoria nombró a Borges. Adolfito, como lo llamaban entonces, tenía 17 años; Borges, 32. Su primera conversación, según recuerda el mismo Bioy, fue en el trayecto de regreso de la casa de Victoria. Con la torpeza del joven escritor ante el ya consagrado, Bioy emprendió "el elogio de la prosa desvaída de un poetastro que dirigía la página literaria de un diario porteño".
"De acuerdo", respondió Borges, "pero fuera de Fulano ¿a quién otro admira, en este siglo o en cualquier otro?".

"A Gabriel Miró, a Azorín, a James Joyce", fue la imposible respuesta.

Borges, con la gran generosidad de la que era a veces capaz, observó que "sólo en escritores entregados al encanto de la palabra encuentran los jóvenes literatura en cantidad suficiente".



BORGES, VICTORIA OCAMPO Y BIOY CASARES

Ése fue el comienzo de una amistad que duró casi hasta la muerte de Borges en 1986. Viéndolos juntos, los dos hombres eran tan distintos que resultaba difícil entender qué cosa los unía, salvo una pasión común por la literatura, que quizá ya sea bastante.


BORGES Y BIOY CASARES

Bioy poseía un gran atractivo físico. Cuidaba su apariencia, vestía bien, se preocupaba por su salud. Seducía a las mujeres pero raramente se dejaba seducir (éstas no son revelaciones indiscretas sino lecturas de lo que Bioy mismo contó en sus diarios). Tuvo muchos amigos. Hacía deportes y se interesaba por la fotografía. Era rico. Le gustaba la literatura francesa del siglo XIX, la novela erótica, la chismosa correspondencia literaria, la poesía lírica por encima de la épica, las narraciones costumbristas más que las historias guerreras. Por lo general, era feliz.


Borges parecía no tener un cuerpo sólido: darle la mano era como asir el aire. Si bien su madre o la mucama, Fanny, se ocupaban de que tuviera la camisa bien planchada, y el pañuelo perfumado con colonia, en el bolsillo de la chaqueta, Borges mismo sólo exigía pulcritud en el vestir, nunca elegancia. Casi no tuvo amigos, salvo Bioy. Le gustaba nadar (en un poema se dirige al agua como "tu nadador, tu amigo") y caminar conversando; no competir. Era pobre. Admiraba la literatura anglosajona más que la francesa y la novela fantástica más que la realista. Su género preferido era la épica. Confesaba ser sentimental y disfrutaba de películas que lo hacían llorar. Se enamoraba con agotadora frecuencia. Por lo general, era desdichado.

Toda amistad es en alguna medida inexplicable; la de estos dos hombres cuyos gustos literarios coincidían sólo a veces y cuyos modos de vida eran más o menos incompatibles, fue al menos misteriosa, y que hayan escrito juntos algunos de los textos más agudos y cómicos de la lengua castellana, parece casi un milagro.

BORGES Y BIOY CASARES

FUENTE: http://www.elpais.com/

Juntos escribirían:

Un modelo para la muerte (1946)
Cuentos breves y extraordinarios (1955) (descarga el libro aquí)
Libro del Cielo y del Infierno (1960)
Crónicas de Bustos Domecq (1967)
Nuevos cuentos de Bustos Domecq (1977).
Guiones cinematográficos

Los orilleros (1955)
El paraíso de los creyentes (1955) no filmada
Invasión (1969), dirección Hugo Santiago.
Les autres (1971), dirección Hugo Santiago.

1 comentario:

  1. Interesante articulos amigos pero una pregunta; la antolgia de narradores, ¿para cuando?

    ResponderEliminar